Drama Queen

dramaqueen

El sábado por la mañana, me desperté justo cuando Isabel Gemio entrevistaba a Luz Casal. No suelo poner la radio por la mañana (soy más de “La parroquia del Monaguillo”) pero estaba pendiente del debate posterior sobre la homeopatía.

Isabel, cerca del final de la entrevista, le dice “¡Me encanta este título!” y Luz le contesta “¿El de ‘No me cuentes tu vida’? es que hay gente muy pesada”. Solté un “¡y qué lo digas!” y se me grabó el término empleado por Luz “débil cotidiano”. Nunca habría dado con un término más perfecto. Como sospecharéis, toca hablar de ellos y su gran facilidad para que todo en su vida sea un verdadero drama.

Nota: A todos mis amigos, sin acritud ¿de acuerdo?. Además, alguna vez os eché el rapapolvo así que “Keep calm and read”.

Puede que el título elegido sea algo exagerado pero hay mucho Drama Queen por la vida, a nuestro alrededor. Y, de acuerdo, necesitan expresarse pero ¿qué pasa con los demás? Os pongo el ejemplo de una mujer que conocí. Siempre se estaba quejando de sus males, un día le dijeron que fulanito había muerto y dijo “¡peor estoy yo!”. De acuerdo, el muerto ya no sufría según su modo de ver… Era una mujer de puntos memorables.

A lo que iba, hay gente que irradia despreocupación y alegría por los cuatro costados. Siempre le quitan hierro a las cosas, sacan una sonrisa y una lectura positiva de todo. Y, aunque estén deshechos por dentro, hacen lo posible porque tú estés bien o por relativizar su problema. Tengo la suerte de contar con una amiga que cuadra en toda esta descripción; hablar con ella te carga las pilas, siempre terminamos con la mandíbula batiente toquemos el tema que toquemos. Sin embargo, en el lado contrario están los que siempre están preocupados, estresados,… y, por supuesto, incómodos con su día a día y su situación. No digo que no tengan que ser escuchados ni apoyados pero, en muchos de los casos, tú estás peor que ellos y son incapaces de verlo. Tienen como asumido que son unos patanes llevando su conflicto y que, por contra, tú tienes una facilidad para sobrellevarlos que no valoran. Tú eres una especie de Super(wo)man con los poderes de serie y ellos son los pobrecitos que son así y punto.

Siento disentir, no estamos en la Galia para considerar ni que hay poción mágica ni que algunos caímos de pequeños en la marmita. ¡Por Tutatix!

Como bien dice Luz, son débiles cotidianos, porque ser débil es muy cómodo. Me explico: cómo ya se suponen débiles no luchan por ver las cosas desde otra perspectiva; se quedan anclados en la cavilación. ¿Y qué es la cavilación? Es la repetición sin pausa de pensamiento que nos lleva al problema pero no a la solución, no hay elaboración. Todos caemos en cavilaciones, incluso algunos somos propensos (de centrifugadora pasada de r.p.m.). Lo único es que hay que saber parar, procesar y emplear las herramientas necesarias para ponerlo a nuestro favor. Si nos “acomodamos”  (hay veces en las que hasta los más fuertes lo pasan o pasaron) mucho tiempo : malo.

Obviamente, si no lo intentas nunca lo consigues. En el caso de los “débiles cotidianos” ni se lo plantean: son débiles, no saben qué hacer, terminan teniéndote horas al teléfono para que los consueles… Eso sí, ¡cuidado! ¡¡no les digas alguna solución factible o alguna experiencia tuya similar!! ¡¡no es lo mismo!! ¿por qué? porque tú eres fuerte, estás hecho de otra pasta y ellos no.

Para ellos todo es un mundo y ya puedes estar tú en Urgencias por un atropello (toco madera, sólo es un ejemplo), que ellos son los de la angustia vital. ¿Qué a ti te acaba de dejar tu pareja y no entiendes nada? Pues te dicen “mejor no pienses y búscate a otro/a”, pero si son ellos los dejados: prepárate para llamar a Scottex y comprarles acciones porque estarán meses sin recuperarse y llorándote, porque el desamor duele demasiado. ¿Que tú estás en casa con jaqueca, gripazo o un cálculo renal? Da igual, ellos están preocupados por un uñero o espigón, como queráis llamarlo.

¿Y cuándo no tienen problemas objetivos? ¡¡Pues también son unos desgraciados a los que les toca el vaso medio vacío!!. A ver, álmas de cántaro, las cosas son más sencillas. Sería para decirles, uno a uno: “Tal vez deberías pararte a pensar en tus circunstancias, en la de los demás y ver todo lo bueno que tienes y puedes aportar. Los problemas vienen solos, sin llamarlos. La vida es tan imprevisible que puede pegar un giro en cualquier momento. Disfruta, mira lo positivo porque hasta de lo negativo se saca una enseñanza. Hay veces que te encuentras con situaciones extremas en las que no piensas. Simplemente reaccionas para que el golpe sea el menor para ti y los tuyos”.

Así que ojalá aprendan a gestionar su Energía y su ánimo. Todos tenemos derecho a quejarnos de nuestras cosas, aunque para los demás suponga una gota de agua mientras para uno mismo es un mar inmenso. Pero hay veces que no acertamos a la hora de elegir con quién hacerlo… Los “fuertes” o “pilares” no lo tienen nada fácil, hasta a ellos les cuesta llevar su día a día con aparente maestría.

Y concluyo, aunque suene a tópico: de todo se sale y todo se supera. La mayoría de las veces, salimos fortalecidos y más sabios…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s