Un regalo, Ítaca

itaca

Hace unos años, cuándo acabamos el instituto, los profesores nos propusieron una cena de despedida. Iríamos a cenar, haríamos juegos, daríamos medallas a los compañeros que más significaran para nosotros y ellos nos darían un regalo.

Después de muchos años dedicados a los ciclos superiores y a la Formación Profesional, éramos la primera generación que había entrado directamente del colegio. Éramos sus pequeños y estaban orgullosos de todos y cada uno, pues nos habíamos dejado aconsejar y guiar para salir “a comernos el mundo” y “ser lo qué quisiéramos ser”.

Me siento muy afortunada por encontrar en mi camino a ese maravilloso equipo, por descubrirme mundos que no conocía y por hacer que mi curiosidad y ganas de aprender fuera inmensa.

Volviendo al regalo, destacó uno por encima de todos. Nuestra querida y admirada profesora de Literatura. La singular, entusiasta y maternal Reyes, nos regalaba el Poema. No un poema cualquiera, no.

Sigue leyendo

Anuncios