Amor a primera vista

Me enamoré de él a primera vista. La luz era tenue por las altas horas de la noche, pero no hizo falta verle mejor… me enamoré de él en cuánto lo vi.

Era algo más tarde de la medianoche y sentí un motor de coche, levanté la cabeza hacia la ventana de modo instintivo y vi como el coche se detenía a mi puerta. Las cortinas de cuentas de cristal que decoran nuestra puerta en verano chocaron entre sí y no hizo falta que el timbre sonara. Me dirigí a la puerta y allí estaba… Mi sonrisa fue inmensa y me temblaron las manos. Levanté la tapa agujereada de esa caja de zapatos y ahí lo vi, pegadito a un lateral, temblando más que yo. Una bolita blanca y anaranjada, no más grande que la palma de mi mano. Me había enamorado de Tico, mi “gordo”, mi “neno”, mi gato.

Lo saqué y acerqué al pecho, empezó a llorar y me dio una penita enorme pensar que sentiría frío y miedo. Busqué un viejo jersey y lo rompí, lo acuné pero nada podía calmarlo. Lo dejé en su cunita, envuelto y dormido por fin. Aunque aquella fue una noche larga, lloraba cada poco, no quería tomar nada y, para ponerlo más difícil, se metió detrás de la nevera. Cuando le hablaba, se tranquilizaba un poco pero sólo era para coger más fuerza. Pensé que tal vez había visto que no iba a ser buena dueña.

Por la mañana, llegó una de mis vecinas para aprender a hacer galletas y fue durante la primera hornada cuando se decidió a salir. Le había encantado el olor, le acerqué una y se dejó acariciar, lo dejé por la cocina a sus anchas y, después de la última hornada, me fui al salón. Tico me siguió, lo subí al sofá conmigo y se durmió encima de mi clavícula, notando el calor de mi respiración.

Tico

Creo que se enamoró de mi por mis galletas y por eso es tan goloso. A día de hoy, casi con medio año y más de tres kilos y medio de peso, sigue tomándome por una almohada. Tantos pasos como doy yo, da él; da igual que simplemente suba y baje las escaleras o demos un señor paseo (¿complejo de perro?). Estudia conmigo, duerme las siestas conmigo y por las mañanas me saluda con su toque de nariz. Puedo disfrutar de él algún rato entre semana, los fines de semana en el pueblo o si voy más días de descanso, pero pase el tiempo que pase entre visita y visita, si silbo… él viene para quedarse.

No maúlla, sólo observa. El sábado pasado, estuvimos 10 minutos comprobando como funciona el grifo del lavabo. No despistaba la mirada, seguía la trayectoria de cada una de las gotas y levantó dos veces el tapón tirando de la cadena… Sí, somos un caso; también se me sube encima para verme cocinar o salta a la encimera para pasar por delante mío cada vez que friego, o salta a mi mesa de escritorio para arrebatarme los bolis, etc.

Sinceramente, no sé qué haría ahora sin él. Y eso, sin entrar en lo mucho que me está ayudando con mis dolencias: me obliga a levantarme, me hace bajar y subir las escaleras, recorrer el pasillo n veces porque él se niega a ir tras las pelotas,…, pero sobre todo, ese cariño o querencia que sólo las mascotas pueden darte, esa ilusión por verlo, esas risas cuando lo acaricias o juegas con él,… o esas carcajadas que me entran cada vez que huele mi desayuno. Es para lo único que maúlla, para pedirme desesperado que le dé algo de mi taza. Da igual si tiene que trepar por mis pantalones, subirse a la chimenea, seguirme por toda la casa,… si hay cacao de por medio tienes concierto asegurado. Fue el único superviviente de su camada y, en parte, por eso y su carácter tranquilo, no hay casa en el pueblo en la que tenga prohibida la entrada y sé que está bien cuidado, protegido y feliz cuando no estoy. Se le nota, el ámbar de sus ojos está brillante y hace que mis ojos brillen también.

Sí, señor. ¿Es o no una bonita historia de amor?

P.D.: Sabéis muchos de vosotros que Tico tiene una compañera, Caty, pero su historia y personalidad… para otro día. Besos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s