Pulgarñajo

Recordemos el cuento de Pulgarcito, tal y como viene en el Volumen 1 de los Miniclásicos:

En una vieja casita perdida en medio de un bosque, vivían un leñador y su esposa, que tenían 7 hijos. Pulgarcito, el más pequeño de todos, oyó un día como sus padres decía:

-“No podemos mantener a nuestros hijos. Les abandonaremos en el bosque.”

(Perdona, ¿qué clase de padres sois? ya sólo os falta pensar en acachinarlos cuales conejos)

Los padres de Pulgarcito hicieron lo que habían pensado (Ésto… una cosa… ¿por qué Pulgarcito no lo dijo a sus hermanos? 7 críos con pataleta son quasi-invencibles)

No temáis, hermanitos -dijo el pequeño-. He dejado caer estas piedrecitas blancas y podremos encontrar el camino para volver a nuestra casa.

Los 7 hermanos siguieron el rastro de las piedras y no tardaron en llegar a la puerta de su casa:

-¡Hijos míos! – gritó la madre, llena de alegría, pues ya estaba arrepentida de haberlos abandonado.

(Capaz, y por eso no se le vio ni la intención de ir a buscarlos, ni de contarle a sus hijos que eran demasiado pobres… Chica, los mandas por ahí a trabajar, que en el mundo de los cuentos no falta demanda de aprendices).

Pero, al cabo de unos días, la necesidad y el hambre obligaron al matrimonio de leñadores a abandonar de nuevo a sus hijos. (Podrían haber pensado como los de Viven y comerse al más débil. Total, ¿para qué los quieren?)

Pulgarcito, en lugar de piedras, fue dejando caer un saquito de garbanzos. (Digo yo, ¿para garbanzos sí tenían? ¿Ese padre resabiado no va a cachear a Pulgarcito? Me parece raro que en un grupo de 7 críos no haya un chivato del método GPS)

-¡Oh!- dijo el mayor de los hermanos-. Los pajaritos se han comido los garbanzos y no podremos encontrar el camino. 

Caminando, caminando, los 7 hermanos llegaron a una gran casa en medio del bosque (Si ellos también vivían en mitad del bosque… mal lo veo, pero paso de hacer suposiciones de área forestal)

Pulgarcito suplicó a la mujer que les dejara pasar allí la noche. La buena mujer, compadecida, escondió a los niños en siete tinajas. (Uno: ¿para qué tiene tantas tinajas? Dos: ¿por qué no protesta Pulgarcito? entre dormir al raso o en una tinaja, yo prefiero lo primero).

Cuando llegó el ogro, exclamó oliendo el aire:

Huelo a carne fresca y tiernecita.. ¿No habrá alguien escondido por ahí?

El ogro se dispuso a registrar la casa, pero la mujer, decidida a salvar a los niños, colocó una gran tinaja en la cabeza de su dueño (hale, otra tinaja más)

-¡Escapad! ¡Escapad! -les gritó a los pequeños.

Los niños se metieron dentro de las botas encantadas del ogro y éstas salieron volando por los aires.

-¡Estamos salvados! ¡Estamos salvados! -dijo Pulgarcito. (A ver, renacuajo, ¿no ves que gritas tú sólo? Eso quiere decir o que tus hermanos son mudos o realistas, porque ir por los aires sin rumbo en una bota con sudor de pinrel de ogro no me parece muy alentador)

El ogro, que no podía dar un paso sin sus botas mágicas, cayó de bruces cuando intentó perseguirlos.

¡Volved! ¡Volved! ¡devolvedme mis botas!

Las botas aterrizaron en el jardín del palacio del rey, (buen GPS, sí señor) que estaba paseando en aquel momento y se quedó muy asombrado y dijo:

-¿Qué significa ésto?

-Venimos a ponernos a vuestro servicio, majestad -respondió Pulgarcito (No es por nada, pero es un crío resabiado y oportunista)

El rey nombró a Pulgarcito cartero real, y gracias a las botas encantadas del ogro pudo cumplir con rapidez todos los encargos (¡Eso, fomentando el trabajo infantil!)

-¡Volad! ¡botas, volad!

Pulgarcito, después de ganar mucho dinero al servicio del rey, regresó a casa de sus padres, a los que protegió para que nada les faltara (encima es bobo y vuelve)

-¡Qué feliz soy! -dijo la madre-. Estamos juntos otra vez y nunca nos separaremos (¿En serio?)

¿Cuál es la moraleja? ¿No abandones a tus hijos porque volverán? ¿No importa cuánto te hagan porque volverás a quienes te quieren mal? ¿Los pájaros pueden comer garbanzos sin morir en el momento de tragar?

Pulgarcito ya no será lo mismo, al menos para mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s