El valle del asombro

valleasombro

Una de mis últimas lecturas de julio ha sido “El Valle del Asombro” de Amy Tan. En su contraportada, nos encontramos con estas líneas que nos dedica su protagonista, Violeta.

“Yo era una niña americana en un traje marinero, una cortesana virgen con chaqueta de seda de cuello alto, una viuda estadounidense con la cara bañada de lágrimas, una esposa chica con un ojo morado… Un centenar de versiones de mí misma, a lo largo de los años, se apiñaban en la cubierta y contemplaban Shangái desde la popa.
Pero el barco no zarpaba nunca y yo temía desembarcar y empezar de nuevo mi vida cada día.”

Violeta es una niña americana que vive con su madre, la madama Lulú, en la casa de cortesanas que Lulú Mirturn regenta junto a su inseparable amiga Paloma Dorada. Desde muy pequeña tiene la sensación de estar de más, de ser un estorbo para su madre, alguien que la molesta entre amante nuevo o un cliente con el que hablar del mercado bursátil en Shangái. Su madre es admirada por todos, respetada por todos, pero se encuentra con un bribón disfrazado de exitoso hombre de negocios y dos pasajes, que él le ofrece, para ella y su hija hacia América, antes del cambio de gobierno y se produzcan posibles revueltas.

La niña, sin embargo, nunca llega a ese barco y tiene que mal vivir con la sensación de que su madre nunca la quiso y la dejó abandonada. Poco antes, descubre que su padre es chino y comienzan a tratarla como la mestiza que es. Tiene la mala suerte de caer en un inmundo local de cortesanas, propiedad de la temible Banda Verde, con una madama que sólo quiere que aprenda todo lo necesario para poder vender su virginidad en unos años. Por suerte, Calabaza Mágica (antigua cortesana de Lulú) se convierte en su criada y la lleva a la cima de las Cortesanas. Son unos años de tranquilidad, prestigio y riquezas.

Esto parece mucho, pero es sólo el comienzo: caerá en las redes del amor apasionado, descubrirá el amor verdadero y tierno, conocerá el dolor de las pérdidas más dolorosas que una esposa y madre puede sufrir, volverá a su destino, apostará por una relación con un hombre honorable que guarda muchas sorpresas y… pasará mil y una aventuras hasta que las piezas rotas de su vida empiecen a encajar.

Al final, conoceremos a tres generaciones de mujeres unidas por la sangre y distanciadas a lo largo de los años.

Está basado en la misteriosa vida de la abuela china de la autora y recoge algunas costumbres populares, así cómo muestra lo agitado que estaba el país cuando empezó la Guerra y cómo eran las prohibiciones para que americanos y chinos nunca pudiesen mezclarse legalmente.

Me ha encantando y os dejo un párrafo que me llamó la atención:

“Teddy me dijo una vez que es natural que nos sintamos solos porque los corazones de cada uno de nosotros son muy diferentes entre sí y ni siquiera sabemos cómo ni en qué sentido. Cuando nos enamoramos, como por arte de magia, nuestros corazones abandonan sus diferencias, encajan perfectamente y tienden juntos hacia un mismo deseo.
Con el tiempo, vuelven a aparecer las diferencias, y entonces llegan las separaciones y los desengaños, y entre medias, el miedo y la soledad. Si el amor persiste pese al dolor de las diferencias, hay que preservarlo como una joya rara”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s