El mundo de las tallas

mundotallas

Voy a salirme algo del misticismo de mi Musa, como ya he hecho para alguna entrada de “Cajón Desastre”, para tratar uno de los temas que me tocan la moral. Vale, hay muchos pero como no voy a entrar ni en religión, política, aborto, emigración, etc. Me decanto por los “tocamoral” de andar por casa.

Hoy, en concreto, el fascinante mundo de las tallas, porque mucho ruido con el tallaje por arriba y que aún no llega a cumplir expectativas; pero también hay problemas con los tallajes pequeños y lo están empeorando.

Hace muy poquito, por Twitter me topé con una foto. Era de un hombre con un cartel en la mano que rezaba “la talla 38 me aprieta el chocho”. Sí, no sé qué es más lamentable: que sea una foto de un tío o el mensaje en sí. Por esas fechas, en una revista leí que una conocida marca textil española va a hacer que haya tallas de la 42-54 durante la temporada de primavera-verano’14. Esto último me parece muy bien para que todas podamos tener la oportunidad de lucir lo mismo, pero me parecería genial si las de talla mínima también pudiéramos. Aunque lanzan el mensaje negativo que si pasas de la 42 ya no eres “clienta potencial” suya, cuando las mujeres no tienen que recibir ese mensaje tan negativo y de presión. La publicidad y los artículos que vi después me parecieron insultantes.

A ver, hace un tiempo, se dijo que la talla 36 incitaba a que las chicas quieran adelgazar porque se deprimen con esa talla tan pequeña, que las modelos daban una imagen errónea… que si había que quitarla o unificar tallas, bla bla bla. Que yo sepa las tallas no se han unificado porque cada casa tiene unos patrones y ¿qué se adelanta con eliminar un número? Pues que como ya pasara con el cambio de numeración de pie, las de pie pequeño o talla pequeña nos quedamos sin nada que calzar ni vestir. Casi todas las mujeres de mi familia usan un antiguo 34, que ahora es un 35 y que no todas las casas hacen ¿tienen que agrandarse el pie o ir descalzas? No, pues eso pasa con las tallas.

Yo soy pequeña, no llego al metro sesenta y no sobrepaso nunca los 42 kilos. Miento, a los 16 pesaba 45 kilos pero no he vuelto a conseguirlos. A pesar de mi bajo peso, tengo curvas, estoy proporcionada, mi sistema funciona bien, como tanto o más que mi padre en un día y si hay que acabar con lo que queda en la mesa, no me echo para atrás. No tengo ningún problema con la alimentación y tengo la cabeza bien amueblada. Bien, pues hay a muchas tiendas a las que no puedo ir porque gasto la 34, la 36 como mucho y o no existen en la tienda, o son en realidad 38 encubiertas.

Encontrar pantalones es un periplo pero encontrar camisetas… ¡una odisea!. Hay una marca muy conocida que, se supone, fabrica la 26mex (34 aquí o talla 1 para ellos); bien, pues vas a por camisetas, blusas, jerseys,… ¡y todo empieza en la talla 2!. A ver, si haces talla 1, haz talla 1 y si no pues no la hagas. Supongo y sé que el caso contrario también se da, que hay gente que gasta más talla y se encuentra con que el tallaje es pequeño o no hay oferta porque, como me dicen las dependientas (siguiendo con la talla 1), no se venden mucho y prefieren hacer pocas y las crías las cojan. Así que no se soluciona nada para los extremos del espectro.

Otro caso, un día fui con mi madre a una tienda nueva en el barrio. Vi un vestido bonito y le miré la talla. Era la 36 pero os aseguro que eso eran dos 36 juntas, mi madre lo mira y dice “bufff, este me vale a mi” (ella se mueve entre la 40-42). Pasamos al probador y ¡le sobraba la mitad!. Total que con cara de bobas vamos a la dependienta: “perdona, esto está mal, pone que es una 36”. Ni corta ni perezosa nos dice “sí, es la 36”. Impulsivamente, salté con sorna “Sí, ¿en qué planeta?”. Y algo seca me contestó que era su tallaje y las clientas se iban más contentas. ¡Toma del frasco, Carrasco! Tía, aunque digas que llevas una 36… no lo es y los demás lo saben.

Luego, tengo que oír a amigas o conocidas mías el tan manido “uy, pues tú encontrarás talla fijo pero yo tengo muchos problemas porque sólo hacen  hasta la 42”. Es mentira y lo sabéis, porque ¿quienes sois las que no paráis de comprar ropa cada vez que hay rebajas o pasáis por una tienda? Yo no, así que ese soniquete no me vale porque me enseñáis vuestros armarios. También diréis, “Tienes la sección de niños”. O sea, tú tienes derecho a que hagan hasta la talla 50 y tantos (que me parece estupendo) pero yo tengo que jorobarme con lo de Mayoral?.

Todo esto para decir que hay que llamar al pan, pan y al vino, vino. Tanto si tienes una 50, una 40 o una 32, ni eres más ni eres menos que nadie, ni tienes más derechos o no a llevar ropa que te guste y tengas la talla que tengas, tendrás o que asimilar que encontrar ropa será un reto, sin agobiarte, o ponerte a hacer algo para subir/bajar de talla. Si se puede hacer, ya que yo intento engordar y no hay manera (también es un problema, eh? que para las articulaciones el bajo peso es muy perjudicial). Y como sabéis, siempre siendo lo más objetivos posible y con guía de un médico endocrino.

Se adelantaría mucho más ampliando los tallajes y ajustándolos a realidades. Inculcando el respeto por uno mismo y su físico, luchando contra esa corriente en busca de la perfección que nos quieren vender.

Hoy en día, la misma Marilyn se sale de los cánones “establecidos” y hay que decir que era una mujer preciosa, sana y muy atractiva. Audrey Hepburn tenía complejo de flaca, se escapaba de lo que Hollywood establecía. ¿Y qué decir de las tres gracias de Rubens? Eran consideradas la belleza femenina de su época. Hablemos de hombres y mujeres reales, no de cánones que sólo crean inseguridades y complejos. ¿No os parece?

Nota:

lo escribí en enero y no lo había publicado. Hoy os lo pongo porque una marca quiere introducir la minúscula talla XXXS. Quieren llegar al público asiático. Mentira y gorda, por muy pequeñas que sean no serán mucho más pequeñas que yo u otras chicas que conozco y con la 34 o 32,  bastaría. Repito ¿tanto cuesta hacer patronajes rigurosos? No ganas nada ni engañandote cogiendo una 36 si tienes una 48 y mucho menos si tienes una 36 pequeña y no das con ella porque la 36 es casi una 40, porque te vas sin ropa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s