Reflexionando

dudagorjuss

Llevo varios días dándole vueltas a un posible post sobre la amistad y las relaciones personales, en general. Pero no sé cómo plantearlo, así de simple. Por más vueltas que le doy, más ejemplos y vivencias que busco,…, sólo me lleva a la sensación de no saber explicarme.

Tal vez, lo mejor no sea hablar y dar un discurso memorable sobre ello, sino preguntarse (cuando una no tiene la verdad absoluta y nada en las relaciones personales es extrapolable). Y sí, estoy convencida, a día de hoy, de que no podemos generalizar, no podemos afirmar que la amistad es así o asá. Si ya cada uno somos un mundo ¿cómo no va a ser otro una relación en la que estamos implicados dos individuos?

Muchas veces dicen “un amigo es alguien con quien se puede hablar de todo”. Error, depende del amigo. El que seamos amigos no elimina el tabú. ¿No? ¿No os pasa que hay gente con la que no puedes hablar de determinados temas? Y eso no quita que sea más amigo o no ¿o sí?. Al menos, a título personal puedo afirmar que tengo amigos con los que hay temas que no se tocan y no porque lo tengamos prohibido, sino porque hay señales que te indican que no estáis en zona de confort si lo hacéis.

También dicen “los amigos se dicen las verdades, aunque duelan”. Mucha gente lo toma como un “pegar el tirón aunque duela”. A ver, hay amigos que  no admiten que les digas las verdades. O si no ya las verdades, que lo hagas sin tacto. Siempre tenemos un amigo que te dice las cosas a degüello pero si tú lo haces a su modo con él, éste amigo se indigna muchísimo. Por tanto ¿es más la forma de hacerlo que el hecho en sí? Hay otros a los que se las dices pero “veladas” porque sabes que puedes herirles y hay otros con los que pasas de decírselas porque van a seguir sin verlas. ¿Soy menos amiga por no decirle “zas… ¡toma la verdad!”?.

Otra cosa que se afirma es que “los amigos si no se pelean y reconcilian no son amigos verdaderos”. Bueno, pues hay gente que consigue no pelearse nunca, un malentendido puede o un cansancio en plan “siempre doy el paso yo, a ver si ve que no le hago caso”, pero no hay que tener broncas. Tampoco entiendo a los amigos que se pelean por una tontería y lo convierten en un atentado a su honor. Que si soy tu amigo, que si ya no lo soy, que si me has hecho daño, que sin ti no vivo… A ver, creo que la cosa no es tan difícil ¿O sí? Sigue dependiendo del amigo ¿verdad?.

Y ya sin hablar expresamente de amigos. Solemos generalizar con las relaciones de familia y las relaciones de pareja. Para mí, lo único que cambia es el grado de consanguinidad y el sentimiento romántico, pero se basan en lo mismo: respeto, confianza y aceptación del otro. ¿No?.

Muchos dicen que “con los padres no se puede hablar de ciertas cosas”. Dependerá del padre y del hijo, digo yo. Si tienes o eres un padre/hijo con mentalidad abierta podrás hablar con tus hijos/padres tanto de temas de actualidad como de si te gusta tal persona como si de ha caído una tormenta terrible en el pueblo de la tía Pepa. Ahora, si eres un obtuso o vas a tu bola pues la comunicación brillará por su ausencia (pero igual que con un amigo o con tu pareja: si tú no compartes tu mundo, no esperes que ellos lo hagan).

Igual pasa con las actitudes. A título personal, hay días en los que no soporto a tal amigo o a mi padre-tío-primo-X pero no es porque ellos hagan algo mal, sino que yo tengo un mal día y noto que mi nivel de aguante se ha rebajado considerablemente. ¿Entonces debo diferenciar entre ellos y así comportarme (gritarle o no, mirarle mal o no, etc) o ellos deben diferenciar mi actitud según sea hija, amiga o novia?.

Otra generalidad es “los amigos se eligen”. Más que elegirlos, se encuentran como a la pareja y… a la familia, que a ésta te la “encuentras de sopetón y ni elegir ni nada”. La diferencia es que de los amigos puedes prescindir pero de la familia no. Vale, estamos de acuerdo, entonces ¿por qué hay amigos y parejas que se niegan a dejarse perder? Conozco casos de amigos que están “ni contigo ni sin ti”, haciéndose daño pero sin cortar el lazo, e igual pasa con las parejas… A ver, tanto los amigos como tu pareja debe aportarte algo positivo y hacerte la vida más feliz. Sinceramente, ¿para qué vas a tener un amigo que no te de más que disgustos o dependencia? ¿para qué mantener lazos con una pareja con la que sólo discutes o te deja toda la responsabilidad a ti?. Ya que de la familia no puedes desprenderte del todo y te toca “sufrirlos y disfrutarlos” a vida completa, ¿por qué complicarte con gente ajena a ti?. Las amistades se rompen, se debilitan y hay que saber reconocer el fin del ciclo antes de destruirnos mutuamente (e idem para las parejas). Realmente, ¿es todo tan complicado y tan transcendental como lo pintamos?

Sinceramente, yo soy de la opinión de que todo es mucho más fácil de como lo vemos. No es decir “no me aportas nada, te vas” y viva la Pepa, no. Me refiero a que solemos hacer un mundo de  nada. Paso a la pareja (aunque es aplicable a amigos y familiares. No excluyente, por tanto).

Voy con un tema manido pero de nuestros días: las redes sociales.

Estás conociendo a alguien y, al principio, antes de saber si hay algo o no, ni miras la hora de conexión, ni entras en su ventana de Whatsapp o Messenger, si te escribe contestas cuando quieres y punto. En el momento que ya hay algo más concreto, suele estar “de moda” el “está en linea y no me ha puesto nada hoy”, “se ha conectado a esta hora y no respondió”, “uy, he tuiteado y no me hizo retuit”… Y ya no sólo se piensa sino que, cuando la relación está asentada, se dice “no me contestaste y te vi en linea”, etc. A ver, ¡calma!. ¡Qué tiempos en los que teníamos fijo y te dejaban respirar!. ¿Nos hemos vuelto locos? Posibles respuestas: Tengo vida, tengo más gente en contactos que tú, lo mismo miré en un momento en el que no podía contestar, lo mismo quería pensar qué decirte y no hacerlo al momento, lo mismo estaba aburrido y miraba los perfiles de la gente o lo mismo estoy tonteando con todo el equipo de fútbol del barrio y me estorbas.

Debemos confiar en el otro y respetar que nos responda o no, que lo haga al momento o al cabo de dos horas. Que tú quieres que te ponga “estoy ocupad@, luego te escribo”, pues lo mismo para él/ella es innecesario porque piensa que eres lo suficiente maduro como para saber que puede estar ocupad@. Y no significa que le importes más o menos. Aparte, si es urgente ¡llama! y si no te lo cogen y urge, manda un sms con el recado de “llámame”. Pero ¿por una hora de conexión? ¿en serio?. Yo tenía un grupo (y muchos lo tenemos) en el que cuando uno estaba de fiesta, se dedicaba a mandar whats al resto a las cinco de la mañana y era posible que te despertara y pincharas a ver qué pasaba ¿tienen que prepararte una bronca por estar “despiert@” a las cinco?. Ejemplo: tengo una pareja de amigos, casados, y el marido trabaja de noche. Pues yo le mando whats con cosas graciosas o contándole mis cosas al marido, mientras su amada esposa (amiga de toda la vida) está plácidamente dormida. ¿Debería mi amiga revisarle el móvil? ¿prohibirle que se conecte por la noche? ¿ponerse celosa o decirme que no le mande mensajitos? Ellos confían el uno en el otro y saben que los móviles están para usarse con todo el mundo y si desconfiaran porque ella ve que su marido ha estado a las cuatro con whats, no viviría. Lo dicho, estamos mal de la cabeza.

¿Y lo de compartir las contraseñas y leer los diarios?… eso es como abrir el correo postal y que yo sepa ¡es delito!. Las madres que leen los diarios y registran cajones no merecen tu confianza, igual pasa con los amigos que te cogen el móvil y ya no hablo de la pareja. ¿Me miras el móvil o el correo? A casa con tu madre. Se debería partir de la base de la confianza y el respeto y de que si estás con alguien es porque quieres estarlo y punto. Y eso me lleva a otra pregunta ¿ésta gente que está en pareja para ponerle los cuernos con todo Dios, para qué la tiene?. ¿Veis como todo es mucho más sencillo de lo que lo hacemos?

Perdón por el tostón pero es algo que me supera. No es algo que sólo dependa de nosotros porque hay otro implicado pero, como dice Maldita Nerea, “it´s easy”. ¿O no?….

Anuncios

Un comentario en “Reflexionando

  1. Muy buena reflexión…. Como bien has dicho, la amistad, como el amor, se basa en la confianza, el respeto y la aceptación del otro… esa es la clave de cualquier relación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s