Cara y cruz

máscara

Las entradas de Cara y Cruz estaban escritas desde hace mucho tiempo, guardadas en borradores para darles salida algún día que la Musa me abandonase. ¿Por qué salieron esta semana? Por un sueño que tuve.

Esta vez el sueño vino después del relato y no al revés, pues los sueños suelen ser la llave a un tema. Igual que algo visto durante un paseo, en las palabras de alguien, etc. La inspiración puede surgir de momentos cotidianos o negarse a aparecer por una temporada.

Era un día como otro cualquiera, no había pasado nada excepcional y no había escrito ninguna entrada, la Musa estaba de descanso. De cara a la madrugada, me desvelé varias veces pero, después, caí en un sueño muy profundo. En él, sentía como si ya estuviera despierta y activa.

Sigue leyendo

En su realidad (Cruz)

desolacion

Seguir soñando le costaría esa noche, él había salido con una tenista cuando ella les había dicho que nunca iba con él para no se supiera que eran novios y, si no había torneos a la vista, eran muy discretos. Tenía que cambiar algo, lo que no sabía era si “su vida” o sólo ese pequeño detalle.

Lo cierto es que tenían envidia a una mentira. No sabe cuándo empezó pero su vida parecía tan aburrida, tan carente de alicientes, que se puso a fantasear. Tanto fantaseó que la convirtió en su nueva vida, sus amigos la veían como una pequeña triunfadora… Padres con dinero, buen coche, la suerte al conocer a su prometido, lo mucho que se querían, la boda en breve, su piso para no estar con sus padres y, por supuesto, el puesto de trabajo.

Sigue leyendo

En su nube (Cara)

Image

Sin duda, había sido un gran día. No podía creerse lo afortunada que era, lo redonda que parecía su vida. Más de una amiga le envidiaba, no era para menos.

Unos segundos después de que sonara su despertador, había recibido un mensaje de buenos días de su prometido. Estaba lejos, trabajando sin parar y, aún así, ninguna mañana fallaba. No habían decidido nada pero no debían preocuparse, ella estaba apuntada en la lista de espera de la Catedral. Aún ni se conocían por aquel entonces, pero nadie podría negar que era muy previsora. Y pensar que sus amigas se rieron cuando lo contó…

Sigue leyendo