El Pozo de la Tristeza

Image

Cuando la tristeza te envuelve, no puedes ver nada a tu alrededor. Tienes la sensación de que la vida duele demasiado y te refugias en esa penumbra; si es durmiendo, mejor. Allí, al menos, el reloj no avanza, no se espera nada de ti y nada del exterior puede perturbarte.

De vez en cuando, oyes una voz conocida dándote ánimos. Intenta que te quites esa venda sobre tus ojos. ¿Para qué? Cedes, expresas lo que sientes pero te chocas con la incomprensión,… Visualizas un pozo. Sí, ahora ves que estás en un pozo frío, húmedo y muy profundo. Para complicar las cosas, si miras hacia arriba sólo ves un cielo nuboso, tormentoso y nadie parece asomarse para lanzarte un cabo.

Sigue leyendo